Joseph Beuys: Ideas y Acciones

por Javier León

Este año conmemoramos el centenario del nacimiento de Joseph Beuys (1921-1986), uno de los artistas más influyentes de las últimas décadas de la pasada centuria y hasta hoy. Sin embargo de cara al público en general la figura de Beuys permanece aún en el sustrato de figura de culto, una personalidad aún por desentramar para muchos, escondida tras el alcance que parece haber tenido su firma. Esto se debe en buena medida a la particularidad de muchas de sus obras y objetos que tal como pueden apreciarse en galerías y museos son “residuos” de acciones. El artista les daba la denominación de “vehículos” o “excrecencias”. Eran producto o habían sido parte de acciones complejas cuyo alcance estaba en la expresión de una explicación del arte como método evolucionario para el desarrollo de una conducta imaginativa que ponían de relieve estructuras ocultas que le habrían sido difícil explicar a través de la palabra escrita o una exposición lógica de ideas.

Joseph Beuys als Titelbild de Wirtschaftswoche 43/76. © Tate, London 2021

Estos objetos, según el autor, son capaces de “desencadenar la formulación de preguntas”, con lo que le dio el estatus de “imágenes abiertas a preguntas” considerándolos sumamente eficaces para despertar el pensamiento. De allí que muchos de estos objetos se convirtieran en múltiples. Los mismos han resultado tan evocadores que a veces han sido tomados como piezas de arte autónomas; y en ocasiones así se han difundido diseminando su influencia en el mundo del arte. La silla cubierta de grasa de 1964 es buen ejemplo de ello. Este fenómeno pone de relieve la fuerza estética contenida en la obra de Beuys al margen de la adecuada lectura biográfica necesaria para la comprensión del contenido político y el principio pedagógico contenidos en la obra e instrumentalizados por el artista para la creación de uno de los cuerpos de trabajo que mayor impacto han tenido en el arte contemporáneo. Pedagogía y política son sin duda los elementos por los que su figura constituye uno de los ejemplos más radicales de un arte comprometido con la sociedad, comprometido con el ser humano.

La infancia del artista transcurrió en Kleve, ciudad industrial en la región del Bajo Rin de Alemania. Desde niño mostró habilidades para el dibujo y recibió clases de piano y violonchelo. También tenía interés por las mitologías nórdicas y las ciencias naturales. Recordaba el artista que cuando tenía doce años y el Partido Nazi organizó la quema de libros en su ciudad el 19 de mayo de 1933 (esta se realizó en el patio de su escuela), él rescató de las llamas un ejemplar del libro Systema Naturae de Carl Linnaeus. Este libro cuyo nombre completo es Sistema natural, o los tres reinos de la naturaleza, según clases, órdenes, géneros y especies), publicado en 1735 en su décima edición de 1758 es considerado el punto de partida formal de la nomenclatura zoológica.

Sistema natural, o los tres reinos de la naturaleza, según clases, órdenes, géneros y especies, Carl Linnaeus.

Beuys es autor de una concepción artística que al igual que como ya había intuido y practicado Marcel Duchamp pone de relieve la necesidad de expandir el campo del arte hasta confundirlo con la vida misma. Pero sus estrategias son diametralmente diferentes. Duchamp, nacido más de treinta años antes responde en buena medida a cierto dandismo baudelairiano para el cual La modernidad es lo transitorio, lo fugitivo, lo contingente, la mitad del arte cuya otra mitad es lo eterno y lo inmutable. Duchamp fue un precursor en áreas como arte/ciencia, arte/cuerpo, arte/idea, arte/movimiento áreas en las que Beuys profundizó. Sin embargo, otorgándole poco crédito al legado del artista francés quien fue precursor en la elevación del objeto seriado a la categoría de arte en una operación basada en la indiferencia estética respecto del mismo. Para Beuys es lo que de subjetivo queda manifiesto en el objeto, en lo fáctico de los mismos respecto de sus acciones lo que los enviste de valor artístico. En ambos casos el principal soporte dialéctico que tienen como objetos sensibles de ser tenidos como obras de arte está en la idea.

Decimos todo esto porque justamente una de las críticas que se le han hecho a Beuys ha sido su desgano y falta de comprensión de la obra de Duchamp. Es memorable en este sentido que el 11 de noviembre de 1964 en el marco de las actividades de Fluxus se realiza Fluxus Group. Se presentan tres acciones transmitidas en vivo por la televisión alemana (ZDF). Beuys participó con la “acción” El silencio de Marcel Duchamp está sobrevalorado. Aquí se presenta en el contexto de una escenografía producida especialmente. Aparece envuelto en fieltro al que unta de grasa. Sobre un plato coloca chocolate, realiza varias acciones y pinta en un gran formato y en mayúsculas ‘Das Schweigen von Marcel Duchamp wird überbewertet’. La acción respondía a un debate entre artistas del movimiento Fluxus acerca de si debía adscribirse o no la etiqueta Neo-Dada.

Joseph Beuys. Pulsar las fotos para las leyendas.

Desde los quince años de edad era miembro de las Juventudes Hitlerianas, organización cuya afiliación era obligatoria. Ya en 1941 con veinte años se alistó como voluntario en la Luftwaffe iniciando su entrenamiento militar como operador de radio de aviones. Entretanto, estudió Biología y Zoología en la Universidad de Posen. A partir de 1943 fue desplegado como artillero. El 16 de marzo de 1944 el avión de Beuys se estrelló en la zona de Crimea, península del este de Europa, ubicada en la costa septentrional del mar Negro, su compañero murió:

(…) debí haber salido disparado a través del parabrisas cuando voló a la misma velocidad que el avión golpeó el suelo y eso me salvó, aunque tenía heridas graves en el cráneo y la mandíbula. Entonces la cola se volteó y quedé completamente enterrado en la nieve. Así me encontraron los tártaros días después. Recuerdo voces que decían ‘Voda’ (agua), luego el fieltro de sus tiendas y el denso olor acre a queso, grasa y leche. Cubrieron mi cuerpo con grasa para ayudarlo a regenerar el calor y lo envolvieron en fieltro como aislante para mantener el calor.

Caroline Tisdall. Joseph Beuys (Guggenheim, 1979), pp. 16–17

Joseph Beuys fue piloto de aviones Sutka como los mostrados en la foto, de la Luftwaffe.

Sobre esta historia ha habido la mayor controversia respecto de los aspectos biográficos del artista. Existen serias dudas sobre la certeza de lo ocurrido. De igual manera lo narrado por el artista ha funcionado como un mito constitutivo del origen de sus concepciones artísticas proporcionando una clave fundamental para la interpretación de su instrumentalización inicial de materiales no convencionales como el fieltro o la grasa, así como en su concepción del artista-chamán. Acerca de esto último, no sólo adoptó el chamanismo para su obra sino que integró el papel de chamán también en su vida. En tal sentido, hasta donde pueda llegar a ser cierto, este suceso relatado por el artista no afecta la repercusión que el mismo ha tenido en su contribución en la construcción de Beuys como personalidad pública. Sin embargo, sobre este punto ha sido lanzado el ataque más duro y polémico que ha tenido la obra del artista. En 1980 el crítico e historiador del arte Benjamín Buchloh hace referencia a su obra como “tonterías utópicas ingenuas” y llama la atención sobre la ficcionalización de Beuys de su propia biografía y la considera sintomática de una peligrosa tendencia cultural de repudiar un pasado traumático y retirarse a los reinos del mito y el simbolismo esotérico y lo acusa de no reconocer el holocausto y sus implicaciones. Al menos respecto de este último aspecto el artista ha salido bien librado y el crítico ha reculado. Esto no sólo por la probada vocación democrática demostrada por Beuys en las causas defendidas en su activismo político sostenido, sino que además luego de su muerte apareció en sus archivos una serie de documentos sobre su participación en un concurso que no ganó para la construcción de un monumento en homenaje a Auschwitz-Birkenau en 1958.

Detalle de muestra de reliquias de Auschwitz de un performance de antes de 1968.

Luego de su rescate, estuvo varios días hospitalizado y luego fue vuelto a la acción militar. Al día siguiente de la rendición alemana, el 8 de mayo de 1945, fue hecho prisionero, llevado a un campo de internamiento británico para luego ser liberado tres meses después. De vuelta a Kleve con sus padres decide dedicarse al arte por completo. Así, en 1946, se matriculó en el programa “Escultura Monumental” en la Academia de Bellas Artes de Dusseldorf donde se graduó en 1951; y ese mismo año fue aceptado en el programa de Edwal Mataré (1887-1965) donde compartió un estudio con Erwin Heerich (1922-2004) hasta 1954. Años más tarde fue profesor de escultura en esta misma universidad.

Beuys desarrolló procesos de integración de lo antropológico y lo artístico e instrumentalizó novedosas ideas en el campo de la pedagogía del arte. Además estableció un cruce entre lo político y el arte a través de la producción de actividades directamente en el ámbito de lo social: creó el Partido Alemán de Estudiantes en 1967, con el objetivo de contribuir a la madurez intelectual de las personas y propiciar el concepto ampliado del arte. En 1971 esta organización juvenil se transformó en la Organización para la Democracia por Referéndum cuyo principal objetivo era el establecimiento de una democracia directa. Contribuyó en 1980 en la creación del partido Los Verdes (Die Grünen) sustentado bajo el pensamiento de la Ecología Política y afiliado al liberalismo de izquierda, el pacifismo, la economía mixta y la protección del medio ambiente. En 1973 junto al escritor premio Nobel de literatura Heinrich Boll (1917-1985) funda la “Sociedad para la Promoción de una Universidad Libre Internacional para la Creatividad y la Investigación Interdisciplinaria” bajo la égida de esta Universidad instalará en 1977 su Bomba de miel en la Documenta 6 en Kassel. Una bomba grande de dos potentes motores impulsaba miel a través de una tubería de 17 metros de altura a una red de distribución que atravesaba las salas del Museo Fridericianum. Este fue el núcleo de la institución nómada «Universidad Internacional Libre» (FIU), a la que Joseph Beuys dio vida durante cien días de la exposición ofreciendo charlas, discursos y propiciando discusiones organizadas en grupos de trabajo y comités de acción ciudadana de diferentes países. En el presente la Bomba de miel forma parte de la colección del Museo de Luisiana en la ciudad danesa de Humlebaek y los pizarrones utilizados se exhiben en el Hall for New Arts en Schaffhausen, Suiza.

Bomba de miel en Documenta 6, Kassel. Sesión de la Universidad Libre internacional. Das Kapital Raum 1970-1977, en la Neue Nationalgalerie en Berlín.

La extensa obra de Beuys se fundamenta en conceptos de humanismo, filosofía social y antroposofía. La antroposofía, como filosofía, busca elaborar una comprensión global del hombre y del mundo. La antroposofía se trata de una concepción filosófica desarrollada por Rudolf Steiner (1861-1925). Según este autor se trata de un sendero de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo: Pueden ser antropósofos quienes sienten determinadas cuestiones sobre la esencia del hombre y del mundo como una necesidad tan vital como la que se siente cuando tenemos hambre y sed. Decía Steiner quien subordina la cuestión del libre albedrío a un problema cognitivo previo a la acción. Sostiene que el hombre no es de primeras ni un ser libre ni un ser contingente sino que está en todo momento en camino hacia la libertad y en la posibilidad de ella. Derivó su epistemología de la visión del mundo de Johann Wolfgang Goethe (1749-1832), según la cual el pensamiento es un órgano de percepción al igual que el ojo o el oído. Del mismo modo que el ojo percibe colores y el oído sonidos, así el pensamiento percibe ideas. Beuys será un abanderado de muchas de las ideas de Steiner quien desarrollo el método Waldorf de enseñanza. Steiner publicó en 1923 una serie de ensayos Sobre las abejas a partir del cual Beuys desarrolla una “teoría de la escultura” específica en 1952. Su interés por la economía térmica en las sociedades de abejas lo indujo a la utilización de la cera y de la grasa, materiales que consideró idóneos para caracterizar sus ideas bajo las condiciones más simples:

Lo que me interesó de las abejas , o más bien, del sistema en que viven, es la manera general en la que el calor se organiza en un organismo de este tipo y que dentro de tal organización existen estructuras escultóricas […] de hecho modelan literalmente estructuras completamente geométricas. Aquí hay algo de la teoría de la escultura, en otras palabras de los rincones de grasa, por ejemplo, que también se presentan en ciertas situaciones como contexto geométrico. Pero el verdadero punto de partida para el calor es el elemento fluido inicial; bajo la influencia de calor la grasa se derrite.

Cita de Sobre Joseph Beuys de Gotz Adriani, Institute for Foreing Cultural Relations Stuttgart.

Beuys durante su acción Cómo explicar pinturas a una liebre muerta (Wie man dem toten Hasen die Bilder erklärt), Schelma Gallery, Dusseldorf, 26 November 1965

Así, paulatinamente Beuys creó un lenguaje en el que la grasa, el fieltro, el cobre, la cera y el cebo, las pilas y las plantas de luz funcionan para el transporte, almacenamiento y distribución de energía, haciéndolos idóneos para sus proposiciones escultóricas y acciones dirigidas a explicar y exponer sus conceptos ampliados del arte donde los aspectos pedagógicos tienen un lugar central. Un ejemplo de esto es la acción presentada en la inauguración de su primera individual en 1965 en la galería Schmela: Cómo explicar cuadros a una liebre muerta una acción que en palabras del artista se trata de «la dificultad de explicar las cosas». Beuys pasó tres horas explicando su arte —sus dibujos estaban instalados en las paredes- a una liebre muerta con la cabeza cubierta de miel y pan de oro. El público podía observar desde una vitrina de la galería. Una foto de la actuación, en la que Beuys está sentado con la liebre se ha convertido en una de las imágenes más paradigmáticas del artista. Respecto de la pedagogía Beuys señaló en una entrevista que concedió a Willoughby Sharp en 1969: la enseñanza es mi mayor obra de arte. Parte del manifiesto de esta obra fue:

El pensamiento humano también puede ser vivo. Pero también puede intelectualizarse hasta un grado mortal, permanecer muerto y expresar su letalidad en, digamos, los campos político o pedagógico. La miel y el oro indican una transformación de la cabeza, y por lo tanto, de forma natural y lógica, el cerebro y nuestra comprensión del pensamiento, la conciencia y todos los demás niveles necesarios para explicar imágenes a una liebre […] La idea de explicarle a un animal transmite un sentido del secreto del mundo y de la existencia que apela a la imaginación. Entonces, como dije, incluso un animal muerto conserva más poderes de intuición que algunos seres humanos con su obstinada racionalidad.

Cita de Sobre Joseph Beuys de Gotz Adriani, Institute for Foreing Cultural Relations Stuttgart.

Durante los cincuenta tuvo una crisis económica que sumada al trauma de la guerra lo llevó en 1956 a sufrir una fuerte crisis física y psicológica. Estuvo muy deprimido, contó con el apoyo de los hermanos Van der Grinten, sus primeros mecenas para superar esta situación. En 1959 Beuys se casó con Eva Wurmbach. Tuvieron dos hijos juntos, Wenzel (1961) y Jessyka (1964).

Su producción por estos años consistió principalmente en dibujos, que produjo por miles, pero también realizó algunas esculturas. A través de su práctica de dibujo, los cuales realizaba desde la época de la guerra y continuó realizando hasta su muerte Beuys exploró una variedad de materiales no convencionales. Estos dibujos resultaron fundamentales para el desarrollo de su agenda artística y el desarrollo de su pensamiento político. En ellos exploraba conexiones metafóricas y simbólicas entre los fenómenos naturales y los sistemas filosóficos. Muchos de estos dibujos resultan difíciles de interpretar ya que constituyen exploraciones especulativas contingentes, responden a una hermenéutica de naturaleza personal con los que el artista establecía conexiones entre el mundo material y el reino del mito y la filosofía

Leyó a Joyce e impresionado por los «elementos mitológicos irlandeses» en las obras de este autor extendió en su nombre la novela Ulisses en seis capítulos más. Se trata de una serie de dibujos realizados entre 1958 y 1961. El momento de emergencia a la palestra pública de Beuys ocurrió en 1964 en el Technical College Aachen en el contexto de la realización del festival de nuevo arte “Festival of New Art – Actions/ Agit-Prop/ Decollage/ Happenings/ Events/ Antiart/ L’ Autrisme/ Art Total/ Refluxus». La acción del artista fue interrumpida por un grupo de estudiantes conservadores, uno de los cuales atacó a Beuys golpeándolo en la cara. Una fotografía del artista, con la nariz ensangrentada, un brazo en alto y con el otro sosteniendo una cruz circuló en los medios convirtiéndose a largo plazo en otra de las imágenes más recordadas dentro de la iconografía del artista. Fue para este festival que produjo su currículum idiosincrásico, que tituló Lebenslauf / Werklauf (Curso de vida / Curso de trabajo). Se trata de un relato autoconscientemente ficcional de su vida, en el que acontecimientos históricos se mezclan con un discurso metafórico y mítico. Describe su nacimiento como la Exposición de una herida y es en este contexto cuando afirma que su Extensión Ulises se ha llevado a cabo (a petición de James Joyce). Cosa imposible, dado que el escritor, había muerto hacía mucho.

Pulsar las fotos para las leyendas.

En 1974, 327 dibujos, la mayoría de los cuales fueron realizados a finales de los años 40 y 50, se reunieron en un grupo titulado El bloque secreto para una persona secreta en Irlanda (una referencia a Joyce). Estudioso de la obra de Leonardo da Vinci y motivado por la publicación de los dos libros de bosquejos Códices Madrid, que habían sido redescubiertos en 1965, tuvo el impulso de crear su propio libro de bosquejos y durante el otoño de 1974 y los primeros meses del año siguiente, produjo más de 200 dibujos (hoy parte de la colección de la DIA Art Foundation). También en 1974 realizó la que es su acción más conocida: I like America and America likes me. El artista convivió con un coyote en la galería René Block de Nueva York durante ocho horas por tres días. Durante el viaje el artista se negó a ver a los Estados Unidos y fue trasladado en ambulancia desde el aeropuerto al lugar de la galería, envuelto en fieltro, en una camilla. Todo ello como una expresión de su repudio a la política belicista de la Casa Blanca toda vez que constituía una crítica al exterminio del indio en tierras norteamericanas. Esta acción y la convivencia con el coyote le ofrecieron al artista el poder de atravesar, mediante una acción simbólica, el “vacío” de una cultura. Sin duda, constituyó un momento importante en la trayectoria del artista que contribuyó a allanar la recepción de la obra de Beuys en Nueva York. A finales de 1979 se realizó una importante exposición retrospectiva de Beuys en el Museo Guggenheim de Nueva York bajo la gestión de su director Thomas M. Messer y la curaduría de Caroline Tisdall.

Joseph Beuys. I like America and America likes me, 1974.

Fueron importantes para el artista, Novalis y Schiller. Beuys, como estos románticos, estaba motivado por la creencia en el poder de la creatividad humana universal y confiaba en el potencial del arte para producir un cambio revolucionario. Al respecto, sostuvo:

“La única fuerza revolucionaria es la fuerza de la creatividad humana”.

joseph Beuys

Transfiguró estas ideas en su formulación de Escultura Social, en el que la sociedad debía considerarse como una gran obra de arte. Justamente la frase más célebre de Beuys: “Todo el mundo es un artista” es tomada de Novalis.

En 1963, Beuys conoce a Nan June Paik y se adhiere al movimiento Fluxus. Participa en el Festum Fluxorum Fluxus en la Academia de Arte en Dusseldorf con su Sinfonía siberiana, primer movimiento o Eurasia. Consistió en una interpretación en un piano preparado de una pieza de Erik Satie. Sobre el piano tres ramas pegadas con barro funcionaban a modo de antenas. En el lado opuesto del cuarto, una liebre muerta con palos en sus extremidades a modo de marioneta descansaba sobre un pizarrón. Un cable unía a la liebre con el piano. Una línea de tiza dibujada en el suelo dividía al pizarrón del piano. Dos triángulos, uno de grasa y el otro de fieltro se apoyaban en el pizarrón. Al concluir la sinfonía Beuys dibujó en el pizarrón una Cruz partida en su mitad y la palabra EURASIA. Cargando a la liebre transitó desde el pizarrón hasta el piano una y otra vez, finalmente arrancando el corazón de la liebre. La acción buscaba quebrar las fronteras entre Europa y Asia, Oriente y Occidente, entre la intuición y la razón. La cruz partida simbolizaba para Beuys el desgarro de este divorcio geográfico-mental.

Joseph Beuys al movimiento Fluxus. Participa en el Festum Fluxorum Fluxus en la Academia de Arte en Dusseldorf con su Sinfonía siberiana, primer movimiento o Eurasia.

Otro momento importante en la trayectoria del artista será su participación en Experimenta 3 el Theater am Turm de Frankfurt el 30 de mayo de 1969. Con un abrigo de piel, Beuys apareció en un escenario a oscuras con un caballo blanco brillante detrás. Durante la acción, Beuys recitó el texto de la obra de teatro de Goethe Ifigenia, mientras un altavoz en el escenario se transmitió el sonido pregrabado de dos actores que leían Ifigenia (Evocando lo humano) y la obra de Shakespeare Titus Andronicus. (Evocando el horror). El caballo estaba de pie sobre una hoja de metal sujeta a micrófonos, así cada vez que el caballo raspaba o golpeaba con los cascos el sonido se magnificaba. El artista se paseaba por el escenario haciendo ruidos y tocando un par de platillos. La acción estaba destinada a unir los mundos de la naturaleza y la cultura.

En Venezuela tuvimos el privilegio de que una muestra importante de trabajos del artista se mostraran en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber en 1992. Se trató de una muestra organizada por el Institute for Foreing Cultural Relations Stuttgart cuya curaduría y textos estuvieron a cargo de Gotz Adriani. Se vendió un importante catálogo impreso en Alemania. Hemos mencionado sólo algunas piezas claves que consideramos ofrecen una perspectiva amplia sobre un artista que instrumentalizó un concepto de arte dirigido a la inducción de un cambio social. Promovió la idea de gesamtkunstwerk (obra de arte total). Un concepto más amplio del arte como resultado de la expansión de la conciencia inducida por la intuición que se encuentra en la raíz de toda creatividad y que se manifiesta en el pensamiento, la acción y en la formulación verbal:

Una vez que se está dispuesto a ampliar la definición y el concepto de arte para incluir el concepto de ciencia, abarcando así toda la gama de las actividades humanas, se sentirá uno obligado a concluir que sólo la voluntad humana puede superar el Status Quo (…) Una vez que la gente se percate del poder de la autodeterminación, podrá crear la democracia mediante un acto de voluntad.

Cita de Sobre Joseph Beuys de Gotz Adriani, Institute for Foreing Cultural Relations Stuttgart.

El pensamiento utópico de Beuys, barnizado de romanticismo lo llevó a su expulsión de la universidad a principios de los años setenta. Lo llevó también a quedar al margen en el partido político que él mismo contribuyo a fundar; y, sin embargo, constituye una de las contribuciones más importantes a una comprensión más amplia del arte en la posmodernidad. Ese pensamiento ecológico consciente de un compromiso con el futuro lo llevó también a la acción 7000 Robles en el contexto de la Documenta 7 en 1982. Se trasladaron 7000 columnas de Basalto para que cada una fuera retirada cada vez que se plantara un roble y puesta a su lado en la ciudad como parte del proyecto. El último roble, junto a la última columna de basalto, fue colocado en su sitio en Junio de 1987 por su hijo Wenzel Beuys en la apertura de Documenta 8, dos años después de su muerte. La influencia de Beuys excede el campo formal del arte, constituye si se quiere: un paradigma de comportamiento. Su obra está catalogada entre las más importantes de nuestra época.

[Sin título] 1973-85 Joseph Beuys 1921-1986. © Tate, London 2021 .

Javier León es artista visual e investigador. IG: @javierleon.ccs

Más sobre Beuys

BeuysTV en yoube con videos, entrevistas, documentales.

Documental Todo hombre es un artista.

Why Joseph Beuys and his dead hare live on

Joseph Beuys; de la antropología al concepto ampliado de arte

One comment

Comments are closed.